¿Para qué están las empresas?

Tan importante como el comer